vertidos controlados: ¿tierno o macabro?