vertidos controlados: desarrollo sostenible

desarrollo sostenible

miércoles, 10 de octubre de 2007

Uno de los mejores ejemplos de vanalización de un término es el que da título a esta entrada. Esta vanalización, como siempre, da lugar a una mala interpretación del significado. Ese significado erróneo al ser asimilado por la sociedad ya no puede ser rectificado nunca más, ya hay que cambiarle el nombre. Por ahora en España aún estamos empezando a saber lo que conlleva la expresión que resurgió del olvido en la Cumbre de Lisboa del año 2000: desarrollo sostenible.
El desarrollo, desde los inicios de la evolución humana nunca fue sostenible, siempre surgió, más tarde o más pronto, la necesidad de ampliación de los recursos explotados.
Es decir, alcanzar un desarrollo sostenible es una utópica contradicción histórica, dificilmente factible a corto plazo. Cambiar las dinámicas sociales, políticas, comerciales, etc de toda la sociedad es prácticamente imposible en este momento histórico, que lo considero no tanto la era de la tecnología como sí la era de la comodidad desmesurada.
Para hablar con propiedad de desarrollo sostenible hay que considerar tres factores: El bienestar y cohesión social, el desarrollo económico y el respeto al medio.




Todo ello tiene como objetivo el tratar de cubrir las necesidades de las sociedades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones venideras de hacer lo mismo (definición dada a este término en 1987 en la Cumbre de Río). Y si consideramos que alguno de estos tres aspectos ha avanzado más que los otros, no resulta positivo en ningún caso dejarlo de lado. Si, por ejemplo, consideramos que el desarrollo económico ha sido grande el los últimos años y solo prestamos atención a los demás, lo único que conseguiremos será quedarnos más atrás todavía, y seguiremos dándole vueltas a esto mientras en Europa ya estarán con otra cosa.
Si, y solo si se cumplen las tres condiciones completaremos las tres patas del taburete, y como sabéis, tres puntos definen un plano siempre: los taburetes de tres patas nunca cojean.
Muy básico todo esto, pero imprescindible.

2 comentarios:

Candil dijo...

¡Chaval, no sabía que tenías un blog en activo! Esto se avisa...
Oye, la cosa pinta bien. Con el dedo en la llaga. Hay que denunciar lo que está mal en nuestra sociedad; lo que esté bien ya no necesita comentario (como el chiste del niño que no habló hasta los nueve años, cuando dijo: "La sopa está fría". Entonces, ante la pregunta de los estupefactos padres de por qué no había hablado antes, responde: "Porque hasta ahora todo fue correcto...". Me parece uno de los mejores chistes de la historia, aunque no tenga puta gracia. Se lo escuché por 1ª vez a Pedro Reyes. Un fenómeno...)
Y lo de el numero de lectores, que no te preocupe. Creo que la mayor utilidad de escribir (un blog, una carta, una novela, un ensayo..) es ordenar y clasificar el pensamiento de uno mismo. Para uno mismo. Y si alguien se lo encuentra por la red, y quiere husmear, pues adelante. Es lo que tiene interné...
Venga, te agrego a mi lector de feeds, te lo mereces. Para subir las estadísticas...
Enhorabuena, ya eres como Enrique Vila-Matas, que afirma no ser un escritor, sino un lector que escribe.

p.d. En realidad sólo escribo para joder: banalización es, como bien ves, con B de burro. "Por qué" se escribe separado o junto, pero con tilde cuando es en tono inquisitivo (aunque vaya sin interrogantes), y va todo junto y sin tilde cuando es una respuesta (ver ejemplo escrito en el chiste de más arriba). Y "sé" de saber lleva tilde; el otro es un pronombre. Vamos, eso es lo que se dice por ahí. Pero yo no sé nada...

Miguel dijo...

Pues precisamente por que escribo más para ordenar pensamientos, no digo nada del blog. Además quería yo ver tu cara a medida que ibas descubriendo las mierdas que escribe tu hermano pequeño.
Gracias por las correcciones ortográficas, que lejos de ofenderme por poner en evidencia mi ignorancia, se agradecen por empequeñecerla (en la medida de lo posible).